HACIA UNA SIGNIFICACIÓN DEL LENGUAJE VISUAL EN QUINO

HACIA UNA SIGNIFICACIÓN DEL LENGUAJE VISUAL EN QUINO

Arnaldo Peinado Méndez1

arjepeme@gmail.com



RESUMEN

En este artículo se expone un tipo de análisis del discurso para abordar los textos, específicamente aquéllos en donde predomina el lenguaje visual o verboicónico. El análisis se les hace a dos caricaturas del dibujante argentino Quino, desde dos enfoques teóricos: la perspectiva de la Dinámica Enunciativa de María Cristina Martínez, y el Modelo Argumentativo de Stephen Toulmin. Este texto se encuentra organizado en tres partes: en primer lugar, se presentan algunos soportes conceptuales; en segundo lugar, se hace el análisis desde los enfoques teóricos propuestos, y finalmente se relaciona la información encontrada desde cada enfoque.

PALABRAS CLAVES: Comprensión, aprendizaje, adquisición de segunda lengua, pidgin, competencia, interlengua, aculturación, lingüística, innata, aptitud, actitud, motivación, lengua materna.

ABSTRACT

This article presents a type of discourse analysis which aims to study the texts, specifically those in which visual language and verbiconic are predominant. This analysis is made to two comics of argentine cartoonist Quino, from two theoretical approaches: the perspective of Dinamic Enunciativa of Maria Cristina Martínez and Stephen Toulmin Model for Argumentation. This text is organized into three parts: first, we present some conceptual patterns; secondly, the analysis from theoretical approaches proposed, and finally it relates the information found from each approach.

KEY WORDS: verboicónico language, dynamic expository, argumentative model, broadcaster, speaker, speaker, hearer.

El análisis discursivo que se hace a continuación es sobre el lenguaje visual con el que trabaja el dibujante argentino Quino, específicamente de dos caricaturas publicadas en la Gaceta dominical del periódico “El país” (fuera de circulación), los días 25 de febrero y 22 de abril del año 2007; el cual se aborda desde la perspectiva de la dinámica enunciativa, planteada por María Cristina Martínez, y desde el modelo argumentativo de Stephen Toulmin. Ello, con el propósito de darle una mirada más teórica a este tipo de lenguaje que muchas veces no es muy comprendido por los lectores, aunque implica toda una construcción crítica e ideológica sobre un determinado problema que vive la sociedad actual.

A continuación, se plasman los fundamentos teóricos que le dan soporte a este trabajo. En primer lugar, hay que referirse a la relación imagen–texto, debido a que las caricaturas, tiras cómicas, imágenes publicitarias, etc., combinan por lo general estos dos componentes; por ser de gran importancia para comprender, de una forma más fácil, lo que el autor quiere dar a conocer; dado que en lo que la imagen se queda corta por explicar, el texto escrito lo complementa, y viceversa. Para de Menegazzo (1988), estos elementos adquieren especial importancia en la comunicación y se pueden presentar de tres formas: a) imagen dependiente del texto, b) texto dependiente de la imagen, y c) imagen y texto complementados. Por otro lado, Pepino (2001) toma la relación imagen-texto y la función que cumple como “lenguaje verbo-icónico”2, el cual es definido como un fenómeno comunicativo que reúne tanto la imagen como el mensaje escrito, entendiendo fenómeno comunicativo en el sentido en que permite la fácil comprensión de mensajes y el captar la atención de un gran número de lectores sin importar la cultura donde se presente.

En segundo lugar, los textos verboicónicos necesitan de un proceso de significación para ser comprendidos e interpretados, puesto que están compuestos por múltiples signos unificados en un significar intencional del autor. Bajtín (1980, citado en Silvestri y Blanck,1993, p. 44) plantea que “Ningún signo refleja en toda su extensión y profundidad a un objeto, ya que el reflejo depende siempre de un sujeto real, en un determinado momento histórico y situación social (...)”; es decir, que se comprende lo que se quiere significar cuando el lector,a través de un proceso de inferencia, se ubica en la misma situación comunicativa que propone el autor, teniendo en cuenta el contexto de situación, el propósito comunicativo y los conocimientos compartidos que se proponen en dichos textos; de lo contrario, lo significado no toma importancia para el lector. Por tal motivo, este tipo de texto es ideológico porque “representa algo que está fuera de él, y produce al mismo tiempo un hecho de conciencia, un reflejo de lo representado, una idea, un significado. Todo lo ideológico posee, por lo tanto, valor semiótico” (Ibíd.53). Pues para Bajtín (Ibíd.57) todo signo es ideológico y toda ideología existe en un material semiótico concreto, lo cual implica que toda producción, llámese escrita, oral, iconográfica, verboicónica, etc., manifiesta una forma de concebir el mundo, de acuerdo con una postura socialmente definida y unos intereses también definidos.

Por otro lado, Morris (1964, citado en Geckeler, 1994, p.49) plantea que “el significado de un signo es, a la vez, su significación y su interpretante y ninguna de las dos cosas sola”, pues la ausencia de un sujeto real no está contemplada dentro de la designación de signo y menos de su proceso de significar. Cabe aclarar, que hay un gran número de autores que han abordado el problema del significado y su proceso de significación, lo cual presupone un sinnúmero de perspectivas o enfoques teóricos.

En tercer lugar, los textos verboicónicos también son dialógicos por la existencia de distintas perspectivas ideológicas en un mismo signo, por la orientación social hacia un destinatario concreto que no necesariamente concuerda conmigo, y porque en mi emisión se incluyen las emisiones de otros (Bajtín, 1982, citado en Silvestri y Blanck,1993, p. 104), o sea, siempre se está en función de un otro que puede estar de acuerdo o no con lo que plantea un determinado sujeto en su enunciado. Por ello, es necesario definir ciertos conceptos que facilitan comprender la dialogicidad.

Se parte del hecho de que un texto posee una situación de comunicación en donde se encuentra un locutor que es la voz que se asume como responsable del enunciado y manifiesta una intención con respecto al tema y un propósito con respecto al interlocutor; un interlocutor que es la voz convocada de la que se espera una respuesta activa, y un tema que es privilegiado y dominio abordado (Martínez, 2006). El locutor asume un papel socio-discursivo con respecto a su interlocutor e imprime una tonalidad especial a su discurso a través del léxico, la organización textual, la entonación e incluso la gesticulación, en donde el contexto situacional y el interlocutor van a definir la orientación social de la enunciación, y el tema de la conversación (Martínez, 2005a, p.25).

Esta situación de comunicación se desarrolla por medio de la situación de enunciación así:

Un locutor [...] se transforma en sujeto enunciador cuando en el enunciado se pone en escena un punto de vista y una intencionalidad discursiva; un interlocutor [...] se transforma en sujeto enunciatario a través de la puesta en escena de mecanismos predictivos y anticipaciones ligadas a la intencionalidad enunciativa, [...] y los enunciados, otros interlocutores se transforman en lo referido, en la voz ajena a través de la puesta en escena de voces que apoyan o contradicen el punto de vista de uno de los enunciadores (Martínez, 2004, p.21).

Es así, como encontramos un enunciador que asume un rol en el texto en relación con la imagen de un enunciatario y de un tercero; un enunciatario que toma el rol asignado en función de la respuesta activa que se evoca en la relación con el tercero o lo enunciado como con el enunciador, y un tercero o lo enunciado que es la imagen que se construye o rol interpretado del acontecimiento, de una opinión o de la voz ajena. Cada uno de estos sujetos discursivos puede asumir un rol en tanto aliado, oponente, de consenso,de observador o de testigo (Martínez, 2006).

Martínez, entonces ,afirma que en “todo enunciado se construye siempre una relación dinámica de fuerzas con respecto a unos enunciados anteriores ajenos y de manera predictiva con respecto a unos posibles enunciados o réplicas posteriores, lo cual crea una dinámica dialógica compleja e intertextual en el enunciado mismo, oral o escrito”. Esta relación de fuerzas es aplicable a los enunciados no verbales como los emitidos en este tipo de textos verboicónicos, porque en ellos también se construye un punto de vista en el que se determina la orientación del autor/locutor, orientado hacia un lector/interlocutor sobre la base de un tema.

Además, hay que referirse a las dimensiones semántico-discursivas y a las tensiones que se manifiestan en tonalidades, tal como lo determina la misma Martínez (2004, 2005a, 2005b, 2006) conceptualizadas así: a) Dimensiones: cognoscitiva (se hace un énfasis en lo racional y convoca a un sujeto enunciador/enunciatario razonable y competente); emotiva (hace énfasis en las emociones y convoca a un sujeto emotivo); y axiológica/ética (hace énfasis en lo axiológico y lo ético, convocando a un sujeto axiológico y ético). b) Tonalidades: intencional (implica una toma de posición en términos de intención o propósito de convencer, persuadir, seducir, informar, instruir, manifestado por el locutor a través de la imagen del enunciador que se construye); apreciativa (establece una relación valorativa del locutor con lo dicho o lo referido); y predictiva (establece una relación valorativa entre ellos).

En cuarto lugar, cabe definir las categorías propuestas por Toulmin (1958, citado en Marafioti, 2003, p.125-132) que son: a) la Conclusión (C) es lo que adelanta el enunciado general, b) los Datos (D) son los hechos que sostienen o justifican el enunciado general, c) la Garantía (G) es una licencia de inferir o ley de pasaje (puente) que permite ir de los datos a las conclusiones. La garantía no es un enunciado que describe hechos sino reglas que permiten o autorizan el paso de unos enunciados a otros y depende del campo argumentativo en que se aplique (cada ámbito de argumentación impone sus restricciones y posibilidades), d) el Modalizador (M) es la precisión de la fuerza de relación de los datos para la extracción de la conclusión, e) la Restricción (R) es cuando se suspende la aplicación de la garantía al dominio de los datos y f) los Soportes (S) son unos números determinados de justificativos que apoyan a la garantía.

Para una mejor comprensión en términos metodológicos, primero se hace el análisis de una caricatura, luego, el de la otra, y por último se relacionan las informaciones, tratando de buscar regularidades comunes entre ellas. Como se observa a continuación:

En lo que respecta a la caricatura publicada el día 25 de febrero del año 2007, que aquí denominamos caricatura 1 Ver Anexo 1 se observa que está conformada por 8 viñetas y se leen de izquierda a derecha y de arriba hacia bajo. Este texto hace parte del género discursivo periodístico por encontrarse publicado en una sección del periódico antes mencionado y porque senta hechos sociales que implican una interacción entre el lenguaje verbal y el no verbal.

Este tipo de texto lo tomé como caricatura por su función (aunque predomine el modo narrativo de organización), la cual no es la de recrear una historia, sino inducir una postura crítica con respecto a una temática en la que la ironía y la burla están presentes. Características que le son propias a la caricatura y no al comics o historieta.

En lo correspondiente a la dinámica enunciativa se establece la relación con sujetos discursivos y no de carne y hueso. Desde la situación de comunicación se observa un locutor que es el dibujante y crítico Quino; un interlocutor, formado por los lectores de gaceta dominical del periódico El País, que saben leer textos iconográficos y que poseen un conocimiento enciclopédico de actualidad con perspectiva crítica, y un tema, referido a la patria.

En cuanto a la situación de enunciación, observamos que el locutor construye dos enunciadores (E1 y E2), en donde el enunciador 1 (E1) convoca al patriotismo desde la invitación, o sea incitando a que se haga algo por la patria: “murió por la patria”, “¡eso sí que suena heroico”, “¡qué falta de grandeza!”, teniendo en cuenta la valoración (forma de concebirla) que se le daba a ésta en el pasado “Claro que antes las patrias eran muy otra cosa”, “y morir por la patria sonaba heroico porque las patrias defendían su suelo, sus riquezas naturales, su cultura, la salud, la educación y la vida de su gente”. Esto se puede observar en las viñetas 1, 2, 3, 4 y 5. Un enunciador 2 (E2) que deslegitima con un tono burlesco la concepción de patriotismo, debido a los problemas que rodean o enfrentan los estados de hoy: “hoy las patrias están enfermas: enfermas de corrupción, negociados, mafias, narcotráfico, …De ricos riquísimos, de pobres pobrísimos, de injusticias infames…”. Ello observado en las viñetas 6, 7 y 8.

El enunciatario se presenta por un lado como los ciudadanos de una determinada nación que reflexionan sobre su participación en la reconstrucción de la patria, anclada en un punto de vista tradicional. Por otro lado, comparte el valor negativo en el que se instauran las sociedades de hoy con base en lo referido (la patria). Lo cual, conlleva a que el locutor, por medio de este enunciatario, lleve al interlocutor a establecer una relación entre el cómo se debería asumir la patria y el cómo se está asumiendo, para hacerlo su aliado.

Ahora bien, se presentan dos enunciadores o puntos de vista en donde el locutor toma posición sobre uno de ellos que es E2, tal como se observa explícitamente en las viñetas 6,7 y sobre todo en la 8 (“ya ni la posibilidad de tener héroes heroicos nos han dejado”), en la que se nota una postura muy irónica que hace referencia a la no credibilidad de las acciones de los mandatarios estatales. Por lo tanto, hay una estrecha relación de cercanía o lugar común entre lo planteado por E2 y el momento actual evidenciado por el enunciatario, conllevando a una tensión por parte de estos dos sujetos con lo referido. Además, se ve cómo el locutor plasma una relación valorativa con lo referido, a tal punto que lo presenta en un tono irónico y burlesco, tomando una actitud crítica frente al tema en cuestión. Cabe anotar, que toda esta forma intencional de plantear lo referido y en relación con el interlocutor, permite inferir un énfasis en el propósito de persuadir al interlocutor/lector. Entonces, la caricatura 1 representa el predominio de la dimensión axiológica/ética, puesto que ella convoca a sujetos discursivos éticos; es decir, sujetos poseedores de una convicción ética de la vida y de las acciones que realizan quienes son nuestros mandatarios estatales.

Por otro lado, desde el modelo argumentativo de Toulmin se pretende buscar fundamentos en la pertinencia de lo dicho en la caricatura 1, partiendo del hecho de que el locutor/autor plantea y defiende, desde un sentido común, un punto de vista para intentar persuadir al interlocutor/lector, buscando que éste se identifique con él. Esto se infiere en el desarrollo de las siguientes categorías:

Conclusión (C):

    Morir por una patria enferma es tan poco heroico como morir por una     enfermedad (viñeta 7).

Datos (D):

    Antes morir por la patria era un acto heroico y por enfermedad no      (viñetas ,2,3,4).

Garantía (G):

    Hoy las patrias están enfermas de corrupción, negociados, mafias       narcotráfico, de ricos riquísimos, de pobres pobrísimos, de injusticias       infames...(viñeta 6).

Soporte (S):

    Las patrias defendían el suelo, sus riquezas naturales, su cultura, la       salud, la educación y la vida de su gente (5).

     Pues bien, el sentido común utilizado por el autor es la garantía, la cual se fundamenta en el contraste entre lo concebido y lo que se concibe sobre la patria. Por tanto, esta garantía permite que el lector haga un razonamiento sobre dicha temática y se adecúe al lado del autor desde una visión lógica. Cabe resaltar, que el autor muestra cohesión entre las imágenes y el texto verbal, con la finalidad de significar un sentido intencional que quiere someter a debate. Por tal motivo, la garantía facilita la interacción comunicativa entre lo que quiere significar el locutor y lo significado por el interlocutor, basada en la vinculación de todos los elementos que conforman este texto, y el consenso que se da entre estos dos sujetos y el texto (incita al acuerdo).

En relación con la caricatura 2 Ver Anexo 2, publicada el 22 de abril del año 2007, está conformada por 12 viñetas, y en ella se encuentra, en la situación de comunicación, un locutor que es Quino, un interlocutor con las mismas características de la caricatura 1 y un tema referido al manejo de la información por parte de los periódicos.

En lo concerniente a la situación de enunciación, se compone por: dos enunciadores (E1 y E2). El enunciador 1 (E1) le da credibilidad a la información suministrada por los periódicos: “desde pequeño yo amaba planificar mi futuro”, los periódicos anunciaban que lo que iba a ser ya no sería”, “y entonces uno rompía sus planes”, “leer los periódicos...Y romper mis planes” como se ve en las viñetas 1,2,3,4,5 y 6. El enunciador 2 (E2) no se deja manipular por la información emitida por los periódicos: “lo que debíamos romper eran los periódicos, no nuestros planes”, “seguimos leyendo las sombrías noticias de cada día... Para que nuestros hijos aprendan a defenderse del apocalipsis” y resalta el predominio que le dan a la información, en el sentido de mostrarla como un apocalipsis: “guerra, bomba, terror en un supermercado, Islam”.

También se construye una imagen de enunciatario que son los ciudadanos lectores de periódicos. Ello, facilita establecer una relación directa con el interlocutor, debido a que el mensaje va dirigido a estos lectores y la caricatura se encuentra inmersa en un periódico (El país), lo cual permite inferir que el enunciatario e interlocutor se fundan en un sujeto discursivo.

En este recorrido, el locutor muestra entonces dos enunciadores opuestos, pero se identifica con uno de ellos (E2), evidenciado en las viñetas 7,8,9,10,11 y 12; agregando además, el énfasis de palabras y frases como “guerra”, “bomba”, “terror en un supermercado”, “Islam”, a las que se les ha adjudicado una imagen negativa. Todo esto, induce a afirmar que el locutor no comparte la forma como los periódicos, como medio de comunicación, manipulan la información acorde con unos intereses económicos, políticos o sociales de los periodistas y/o los directivos de este medio. De este modo, el locutor/enunciador busca una cercanía con el interlocutor/enunciatario por medio de la tensión de lo referido (manipulación de la información por los periódicos), asumiendo una postura analítica y crítica sobre lo referido para hacerlo su aliado. Por lo tanto, la caricatura 2 convoca a un sujeto emotivo (viñetas 7,8 y 9), un sujeto axiológico/ético (viñetas 3 y 4) y un sujeto cognoscitivo al cual le da mayor énfasis, dado que se necesita hacer una reflexión para mirar hasta dónde los medios nos están manipulando con la información que irradian.

    Del mismo modo, la caricatura 2, vista a partir del modelo de Toulmin, muestra elementos que van mucho más allá de lo que aparentemente posee, como se nota en las siguientes categorías:

Conclusión (C):

    Nuestro proyecto de vida no puede cambiarse por la información que      nos brindan los periódicos (viñetas 7,8,9 y 10).

Datos (D):

    Los planes que elaboramos en la vida a veces cambian cuando leemos     un periódico (viñetas 1,2,3,4,5 y 6).

Garantía (G):

    Los periódicos manipulan la información a tal punto de convertirla en   un apocalipsis, dándole prelación a la relacionada con la guerra     (viñetas 11 y 12).

Soporte (S):

  Es más significativo tener en cuenta el contexto en que nos   encontramos, porque nos puede brindar elementos que apoyen      nuestro proyecto de vida (viñetas 7,8,9,10,11 y 12).

Bien, este texto permite inferir que nuestro proyecto de vida no puede depender de la información suministrada por los medios de comunicación, específicamente los periódicos, sobre todo, si la información es manipulada con un grado tal que la hacen parecer una batalla armamentista y terrorífica. Demostrando así, que la garantía es el hilo cohesivo utilizado por el locutor para atraer al interlocutor y hacerlo su aliado. Esa es la esencia del texto.

En síntesis, se puede inferir que Quino utiliza dos enunciadores en ambas caricaturas, en donde el primero convoca un punto de vista que refuta el segundo, o sea, coloca en primer lugar lo que va a criticar él como locutor/autor; apoyándose en un sentido común o garantía para que el interlocutor/lector se sienta identificado con él y se convierta en su aliado. Ello se logra porque lo referido (temas) es sobre problemas sociales que tocan a los individuos de la sociedad en particular o en su conjunto, pero a su vez alude a ciertos sectores sociales.Por lo cual, Quino no está de acuerdo con la ideología dominante ni con el abuso del poder de estamentos estatales y privados mencionados en los dos textos verbo-icónicos analizados. Por tal motivo, Quino se atreve a criticar lo que generalmente se elude o se presenta de forma manipulada acorde con unos intereses establecidos. Esta crítica no se muestra de una forma soez e intolerante, sino que es matizada por un toque irónico y burlesco que da pie para el humor; aunque de fondo, haya toda una construcción social e ideológica, basada en el hacer reflexionar a los posibles lectores sobre el lugar que ocupan frente a dichos temas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

GECKELER, H. (1994). Semántica estructural y teoría del campo léxico. España: Gredos.

MARAFIOTI, R. (2003). Los patrones de la argumentación, la argumentación en los clásicos y en el siglo XX. Argentina: Biblos.

MARTÍNEZ, M. C. (2004). Estrategias de lectura y escritura de textos, perspectivas teóricas y talleres. Cali- Colombia: Cátedra UNESCO Lectura y Escritura, Univalle.

______________(2005a). La argumentación en la dinámica enunciativa del discurso. Cali- Colombia: Cátedra UNESCO Lectura y Escritura, Univalle.

______________(2005b). La construcción del proceso argumentativo en el discurso, perspectivas teóricas y trabajos prácticos. Cali- Colombia: Cátedra UNESCO Lectura y Escritura, Univalle.

______________ (2006). Curso virtual de comprensión y producción de textos, rejillas de análisis. Cali- Colombia: Cátedra UNESCO Lectura y Escritura, Univalle.

MENEGAZZO, L. F. de (1988). Didáctica de la imagen, comunicación visual y medios audiovisuales. España: Latina.

Periódico “El País”(2007a, febrero). Gaceta dominical. Cali.

Periódico “El país” (2007b, abril). Gaceta dominical. Cali 22.

PEPPINO, A. M. (2001). Didáctica del lenguaje de los medios de comunicación masiva. Disponible en http://www.difusioncultural.uam.mx/revista/feb2000/peppino.html, recuperado el 25 de abril de 2007.

SILVESTRI, A. y Blanck, G. (1993). Bajtín y Vigotski: la organización semiótica de la conciencia. España: Anthropos.

Métricas de artículo

Cargando métricas ...

Metrics powered by PLOS ALM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.